Aparece el metal

El grabado en madera siguió utilizándose hasta la aparición del grabado en metal. Mientras la xilografía fue desarrollada por chinos y japoneses llegando a Europa procedente de Oriente; el grabado en metal, y especialmente el aguafuerte, se considera como una invención puramente europea.

La necesidad de un medio que permitiera un mayor número de copias y la posibilidad de alcanzar un mayor detalle en la plancha propició la sustitución de la madera por planchas de bronce o cobre (incluso hierro), materiales utilizados en los talleres de orfebrería.

El grabado más antiguo sobre metal fechado es la Flagelación, de Berlín (hacia 1460).

En principio, la forma de trabajar el metal era la misma que la de trabajar la madera, es decir la incisión en la plancha con un buril. El aguafuerte surgió como una alternativa más rápida al trabajo con buril; y, parece ser, de forma coincidente en el tiempo en Italia y en Alemania. Del mismo Durero, que todavía trabajaba la madera, se conocen varias puntas secas y aguafuertes sobre hierro. Estas obras las realizó alrededor del 1515.